Las cifras aterran. Cada año mueren en España más de 500 personas en accidentes de trabajo. De ellas, cerca de un 20 por ciento se deben a caídas. Hablamos, evidentemente, de los trabajos verticales en altura. Un campo profesional que necesita de una ración extra de seguridad y prevención. Y de una formación muy certera y eficaz.

Pero seguimos con datos escalofriantes. Los datos que aporta el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y que podéis ver en este enlace (cifras de 2015) son los siguientes:

  1. El 24,51 por ciento de los accidentes laborales mortales son los llamados traumáticos (esto es, los accidentes propiamente dichos en el lugar de trabajo). El resto suceden en accidentes de trabajo, siniestros no traumáticos (indisposiciones súbitas en la jornada laboral, como infartos o derrames cerebrales) y otro tipo de siniestros de diversa naturaleza.
  2. De ellos, el 28,78 por ciento se deben a una caída en altura.
  3. Las muertes por caídas en altura son la segunda causa de siniestralidad en accidentes laborales.

Qué son los trabajos verticales en altura

Parece evidente, pero no está de más recordar de manera sucinta qué son estos trabajos y qué sectores engloba.

Se denomina trabajo vertical en altura a todo aquel trabajo realizado en una pared vertical y para cuya ejecución se precisa de sujeción especial. Dicha sujeción se lleva a cabo mediante cuerdas, cables y otros dispositivos mediante los cuales una persona puede estar suspendida en el aire para realizar ciertas tareas.

En este tipo de trabajos se suele (y se debe) potenciar la seguridad laboral, ya que el índice de siniestralidad, si no se lleva a cabo un trabajo de prevención, se situaría muy por encima de la media.

Entre los principales trabajos verticales en altura se encuentran, por ejemplo, limpieza de fachadas, limpieza de cristales, restauración de edificios, construcción, pintura de edificios, etcétera.

Causas principales de la siniestralidad en trabajos verticales en altura

De las 40 caídas en altura registradas en España en el año 2015 con resultado de muerte, siempre según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, las cifras se reparten del siguiente modo:

  1. Transitando por el techo de una nave (18 de los 40 fallecidos);
  2. Realización de trabajos en altura sin protecciones colectivas ni EPIS (equipos de protección individual) (8);
  3. Utilización del equipo de elevación de personas (5);
  4. Caída desde un andamio (2);
  5. Caídas accidentales existiendo medidas de protección (2);
  6. Caídas desde una escalera de mano (2);
  7. Caídas por aberturas o huecos que no estaban convenientemente protegidos (2);
  8. Caída realizando el trabajo de desmontaje de una noria (1).

¿Cómo reducir la siniestralidad en caídas en altura?

Las campañas de prevención reducen sensiblemente estas cifras, pero por desgracia queda mucho por hacer. Si exceptuamos el riesgo de aplastamiento, los trabajos verticales en altura son los más arriesgados. Sin embargo, evitar esta mortalidad pasa por dos puntos esenciales:

  1. Una formación adecuada para el trabajador.
  2. Un equipamiento que, normalmente, no cuesta más de 40 euros. En dicho equipamiento han de tenerse en cuenta todos los elementos: estáticos, dinámicos y de protección individual. Todos ellos, igualmente importantes.

Si pensamos no ya en lo principal (esto es, los dramas familiares y personales consecuencia de un accidente de este tipo), sino en los costes sanitarios y en los posteriores perjuicios para el empresario, parece evidente invertir una pequeña cantidad de dinero en equipar y formar a los trabajadores. Pensemos que los costes promedios que se derivan de una gran invalidez sobrepasan los 370.000 euros; una cifra a la que, no lo olvidemos, se suelen añadir problemas judiciales.

Una cifra que baja… pero no lo suficiente

Alrededor de 1.000 de los 20.000 accidentes en altura que se registran suelen devenir en siniestros graves (invalidez o fallecimiento). Parecen datos lo suficientemente relevantes como para poner freno a este problema. La empresa (o el profesional autónomo) deben tener en cuenta este escenario para evitar que suceda lo peor. Porque, afortunadamente, se puede prevenir.

Curso de Before Consulting para trabajos verticales en altura

Como comentábamos al comienzo de esta entrada, la prevención se convierte en una pieza fundamental cuando hablamos de este tipo de trabajos. En Before Consulting contamos con el mejor curso posible, ideal para todos aquellos trabajadores de Málaga que lo necesiten. Se trata de un curso de trabajos verticales en altura con prácticas.

Hablamos de un curso de un nivel de especialización óptimo; uno de esos cursos que se prodigan muy poco y que hemos tenido la suerte de poder preparar para todos aquellos interesados. Ha sido el resultado de un esfuerzo y de una colaboración singulares. Quienes accedan al mismo tendrán la oportunidad de comprobarlo.

Dicho curso consta de dos partes: una teórica, de seis horas, y una práctica, de no menos de cinco. Ambas, presenciales. La parte teórica la imparte Before Consulting, que es quien además posee la homologación para expedir el título, y la práctica, La Pole de mantenimiento, empresa especializada en trabajos verticales y línea de vida.

Durante la parte teórica hablaremos de todos los factores que hay que tener en cuenta para realizar trabajos verticales en altura con la máxima seguridad, así como los elementos de los que proveerse para evitar siniestros a los que aludíamos en el punto anterior.

Una pared de roca natural para realizar nuestras prácticas

Este curso de trabajos verticales en altura son de un nivel de especialización máximo, y no es habitual encontrarlos en Málaga. Es, por tanto, una oportunidad única para formarse en este aspecto. Las prácticas se realizarán en una pared vertical de roca natural en Pizarra, un municipio situado en el centro de la provincia de Málaga.

El precio total del curso asciende a 350 euros.

La escalada, una técnica muy asociada a los trabajos verticales

Es indispensable, para realizar este tipo de trabajos, tener conocimientos de escalada, alpinismo, tramoya teatral y similares, ya que estas técnicas se aplican a la práctica de estas labores. Por lo tanto, este sector de la población, del que hablaremos más adelante, es óptimo para llevar a cabo nuestro curso. Porque ellos, mejor que nadie, entienden de seguridad.

La seguridad no se elige: es obligatoria

Sin embargo, hay muchos profesionales del trabajo vertical que se fían en exceso de su pericia en alturas y no tienen en cuenta una formación adecuada. En este blog se ilustra perfectamente qué es lo que no hay que hacer bajo ningún concepto: podréis ver personal sin protección pintando una fachada, subidos a una escalera de mano apoyada a su vez sobre un tejado inclinado; ángulos de desvío inconcebibles al desplazarse, etcétera. Prácticas de riesgo que, por una parte, ponen en serio peligro la vida del trabajador y, por otra, perjudican a todas esas empresas y trabajadores responsables que invierten en seguridad, puesto que un siniestro las pone en el punto de mira innecesariamente.

¿A quién queremos ayudar? Este es nuestro público objetivo

Hablábamos antes de los profesionales del alpinismo, escalada y demás: ellos son, sin duda, uno de los grupos a quienes más puede interesar nuestro curso. ¿No es fantástico convertir un hobby en una salida profesional? Un alpinista conoce a la perfección la importancia de la seguridad en una pared vertical, por lo que contar con la formación adecuada para iniciarse profesionalmente le dota de un grado de especialización poco común con el que encontrar fácilmente trabajo.

Pero, además de alpinistas y escaladores, buscamos profesionales como los que siguen:

  1. Trabajadores de mantenimiento y acabados de edificios nuevos y antiguos;
  2. Especialistas de líneas eléctricas aéreas;
  3. De presas y centrales hidráulicas;
  4. Montajes en altura;
  5. Trabajadores en altura de obra civil y pública;
  6. Instaladores de torres de comunicación.

Si perteneces a alguno de estos sectores (como trabajador o como empresa) o quieres dedicarte a ello, este es el curso que estabas esperando en Málaga. Ponte en contacto con nosotros a través de la web o envíanos un e-mail a vanesa.serrano@beforeconsulting.com. Aprovecha esta excelente oportunidad.