Prevención de riesgos laborales

Como autónomo, ¿me afecta la Ley de Prevención de Riesgos Laborales?

Si tienes trabajadores a tu cargo, te equiparas a un empresario, y por tanto, debes garantizar la seguridad y salud de los trabajadores a tu servicio en todos aquellos aspectos relacionados con la salud laboral.

Para ello, estás obligado a:

  • Integrar la Prevención de Riesgos Laborales en la gestión de la empresa, elaborando el correspondiente Plan de Prevención.

  • Evaluar los riesgos y planificar las oportunas medidas preventivas.

  • Informar a tus trabajadores sobre sus riesgos y las medidas preventivas que se han adoptado para reducirlos o eliminarlos.

  • Garantizar la consulta y participación de tus trabajadores.

  • Formarles.

  • Establecer los procedimientos de actuación en casos de emergencia y de riesgo grave e inminente.

  • Vigilar su salud.

  • Optar por una de las modalidades de organización preventiva.

Si no tienes trabajadores a tu cargo y además no compartes centro con ninguna otra empresa ni realizas trabajos como subcontrata de otras empresas no se te aplica la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

Supuestos especiales

Si como autónomo sin trabajadores a tu cargo eres contratado por una empresa para realizar obras o servicios en sus instalaciones y que son consideradas como propia actividad, la empresa tendrá la obligación de vigilar que cumplas con la normativa de prevención y, en concreto, te puede exigir:

  1. Usar adecuadamente, de acuerdo con su naturaleza y los riesgos previsibles, las máquinas, aparatos, herramientas, sustancias peligrosas, equipos de transporte y, en general, cualesquiera otros medios con los que desarrolles tu actividad.

  2. Utilizar correctamente los medios y equipos de protección facilitados por la empresa, de acuerdo con las instrucciones recibidas.

  3. No poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad existentes o que se instalen en los medios relacionados con tu actividad o en los lugares de trabajo en los que ésta tenga lugar.

  4. Informar de inmediato a tu superior jerárquico directo y a los trabajadores designados para realizar actividades de protección y de prevención o, en su caso, al servicio de prevención, acerca de cualquier situación que, a tu juicio, entrañe, por motivos razonables, un riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores.

  5. Contribuir al cumplimiento de las obligaciones establecidas por la autoridad competente con el fin de proteger la seguridad y la salud de los trabajadores.

  6. Cooperar con la empresa para que pueda garantizar unas condiciones de trabajo que sean seguras y no entrañen riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores.

Si como autónomo sin trabajadores a tu cargo, compartes centro de trabajo con otras empresas o eres subcontratado por una empresa para realizar una actividad, debes cumplir con el artículo 24 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que regula la coordinación de actividades empresariales. Este deber le obliga a cooperar con las demás empresas en materia de prevención para evitar accidentes de trabajo.

Esta coordinación puede materializarse entre el autónomo y el empresario titular del centro (la persona que tiene la capacidad de poner a disposición y gestionar el centro de trabajo).

Como autónomo debes:

Informar a las empresas de los riesgos derivados de tu actividad y las medidas preventivas que puedan afectar a los trabajadores de las otras empresas (es preferible informar por escrito para fijar prueba).

Los riesgos y las medidas preventivas las puede elaborar el propio autónomo siempre que:

  • Su actividad sea considerada como no peligrosa, y

  • Tenga la formación mínima del Nivel Básico de Prevención de Riesgos Laborales (curso de 30 horas de duración).

Si la actividad del autónomo está considerada como peligrosa* es conveniente recurrir a un servicio de prevención ajeno.

 

* Son actividades peligrosas:

  • Trabajos con exposición a radiaciones ionizantes en zonas controladas según Real Decreto 53/1992, de 24 de enero, sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes.
  • Trabajos con exposición a agentes tóxicos y muy tóxicos, y en particular a agentes cancerígenos, mutagénicos o tóxicos para la reproducción, de primera y segunda categoría, según Real Decreto 363/1995, de 10 de enero, que aprueba el Reglamento sobre notificación de sustancias nuevas y clasificación, envasado y etiquetado de sustancias peligrosas, así como Real Decreto 1.078/1993, de 2 de julio, sobre clasificación, envasado y etiquetado de preparados peligrosos y las normas de desarrollo y adaptación al progreso de ambos.

 

Contacta con nosotros

Política de privacidad