Una de las cuestiones que se tienen especialmente en cuenta dentro de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (ley 31/1995) es la vigilancia de la salud. Se incide, por tanto, en la importancia del reconocimiento médico laboral. En su artículo 22, dicha ley establece lo siguiente:

«El empresario garantizará la vigilancia periódica del estado de salud de sus trabajadores en función de sus riesgos. Esta vigilancia solo podrá llevarse a cabo cuando el trabajador preste su consentimiento y esto solo se exceptuará cuando los reconocimientos sean imprescindibles para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo o verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para él mismo, los demás trabajadores u otras personas relacionadas con la empresa o cuando esté establecido por ley». 

¿De qué manera debemos entender el artículo 22?

Hay varios puntos clave que tenemos que entender:

  1. La empresa deberá elegir aquel reconocimiento médico laboral que menos molestias cause a su trabajador.
  2. La empresa tendrá que optar por un reconocimiento médico laboral proporcional al riesgo que entraña el desempeño de la labor de dicho trabajador.
  3. Hay que respetar el derecho a la intimidad y a la dignidad de la persona. Por descontado, hay que tratar la información inherente a su salud con absoluta confidencialidad.
  4. La vigilancia de la salud está regulada por ley y es un deber de la empresa el proporcionarle los medios al trabajador con dicho fin.
  5. Los resultados de dicho reconocimiento médico laboral le serán comunicados al trabajador afectado, si lo hubiera.
  6. Dichos resultados no pueden ser usados con fines discriminatorios ni perjudicar al trabajador con lo que se detecte en ellos.

¿Cómo deben actuar los responsables sanitarios?

En el mismo sentido de lo expuesto anteriormente, el personal sanitario que lleve a cabo la vigilancia de la salud no podrá facilitar al empresario información médica de carácter personal, salvo que el interesado (el trabajador) haya dado su consentimiento expreso.

Eso sí: las conclusiones derivadas del reconocimiento médico laboral que afecten al desempeño de dicho puesto sí deberán ser puestas en conocimiento del empresario, ya que el fin último de estos reconocimientos es que la empresa esté regulada en materia de prevención de riesgos laborales.

El equipo sanitario imprescindible

La empresa que presta los servicios de prevención laboral (Before Consulting, en este caso) tiene que tener en plantilla a un determinado número de profesionales de la salud con un determinado perfil, tal y como indica en su artículo 37.3 el Reglamento de los Servicios de Prevención, que desarrolla la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Son los siguientes:

  1. Un médico especialista en Medicina del Trabajo o diplomado en Medicina de Empresa.
  2. Un Ayudante Técnico Sanitario (ATS).
  3. Un Diplomado Universitario en Enfermería (DUE).

Estos son los tres profesionales imprescindibles que una empresa de prevención de riesgos laborales debe aportar indefectiblemente, al margen de que por circunstancias puedan participar otros (cuya experiencia, competencia y formación estén acreditadas).

Frecuencia y protocolos de la vigilancia de la salud

La ley de Prevención de Riesgos Laborales indica cuál es la frecuencia con la que debe evaluarse al trabajador:

  1. Siempre, al inicio de su incorporación laboral.
  2. Tras la asignación de tareas específicas que entrañen nuevos riesgos para la salud.
  3. Tras una ausencia prolongada por motivos de salud, para así recomendar una acción apropiada para proteger al empleado si así fuera necesario.
  4. Con la frecuencia periódica que se estipule por los organismos competentes (habitualmente, es de una vez al año).

Protocolo habitual

El reconocimiento médico laboral incluye una historia clínico-laboral en la que se incluyan los datos clínicos relevantes y el historial del paciente, así como una exploración clínica, control biológico y estudios complementarios. Es importante saber que estos últimos se harán en función de los riesgos inherentes al trabajo: hay determinadas pruebas que pueden ser imprescindibles para alguien que trabaja a gran altura, por ejemplo, y que no precisa un administrativo sentado frente al ordenador.

Dicho de otra manera: cada reconocimiento médico laboral se adaptará a las necesidades específicas del trabajador y del puesto que desempeñe.

Partes de un reconocimiento médico laboral

Los reconocimientos médicos están basados en protocolos elaborados por el propio Ministerio de Sanidad, por lo que atienden a una estructura preestablecida que todas las empresas de prevención de riesgos laborales deben cumplir.

Las partes de que consta son las siguientes:

Historia clínica personal

En esta parte del reconocimiento médico laboral encontramos datos muy interesantes. Se preguntará por cuestiones como las que siguen:

  1. Fecha de nacimiento.
  2. Enfermedades padecidas a lo largo de su vida, sean o no graves.
  3. Intervenciones quirúrgicas, si las hay.
  4. Antecedentes familiares, si los hay (de los que podremos extraer numerosos datos en lo que respecta a vigilancia de la salud).
  5. Hábitos tóxicos: aquí se encuentran adicciones como el tabaco, el alcohol o las drogas. Es importante que el trabajador sea sincero, puesto que el médico no va a juzgarlo, sino a establecer unos parámetros que le sirvan para analizar el resultado.
  6. Actividades deportivas y de ocio que realiza.

Historia laboral

Dentro de este apartado, el personal especializado requerirá la siguiente información:

  1. Puesto de trabajo actual, así como su horario y los riesgos inherentes al mismo.
  2. Puestos de trabajo desempeñados en el pasado, tanto dentro de la empresa, si los ha habido, como fuera.
  3. Desempeño de actividades extralaborales.
  4. Historial de accidentes de trabajo o enfermedades profesionales, si las hubo.
  5. Valoración, por parte del propio trabajador, sobre su estado de satisfacción con el cargo que desempeña.
  6. Problemas que detecte el empleado sobre su actual trabajo, su relación con él y su relación con la organización de la empresa.

Exploración clínica

No deben faltar los siguientes puntos:

  1. Datos antropométricos (peso, talla, índice de masa corporal…).
  2. Examen oftalmológico.
  3. Examen otorrinonaringológico.
  4. Examen cardiovascular.
  5. Examen respiratorio.
  6. Examen osteoarticular.
  7. Examen abdominal.
  8. Examen del sistema nervioso.

Estudios complementarios

Estos se determinarán en función del puesto de cada empleado, y son:

  1. Control de la vista.
  2. Control del oído.
  3. Electrocardiograma.
  4. Espirometría (capacidad pulmonar).
  5. Radiografías.
  6. Análisis de sangre.
  7. Análisis de orina.

Y después del reconocimiento, ¿qué?

El equipo médico que la empresa de riesgos laborales pone a disposición de la empresa elabora un informe de resultados. Es importante tener en cuenta varios aspectos:

  1. El informe tendrá que ser lo más claro que se pueda, ya que el trabajador tiene derecho a conocer los resultados del reconocimiento que se le ha practicado. Se debe eliminar la terminología médica en la medida en que se pueda.
  2. El responsable sanitario adjuntará una serie de consejos o hábitos correctores que dependan de la acción del trabajador: por ejemplo, dejar el tabaco, abandonar o reducir el consumo de alcohol, etcétera.
  3. Si se detecta una enfermedad no profesional o un agravamiento de la misma desde el último reconocimiento, se le indicará al trabajador que acuda con el resultado al médico de familia o al especialista que corresponda.
  4. En caso de detectar una alteración directamente relacionada con el desempeño de su labor, se informará al empresario de la necesidad de modificar las condiciones de trabajo y adaptar dicho puesto al estado de salud del trabajador.

Before Consulting y su protocolo de vigilancia de la salud

Before Consulting cuenta con su propia clínica y su equipo de profesionales de la salud para dar una cobertura óptima a todas aquellas empresas que quieren contar con el mejor sistema posible de prevención de riesgos laborales. Nos preocupa la salud de tus trabajadores porque nos preocupa la salud de tu empresa.

Ponte en contacto con nosotros y te elaboraremos un presupuesto sin ningún compromiso.